viernes, febrero 10, 2006

De mudanzas

Mi corta estancia aquí ha sido muy positiva, pero el blog continuará creciendo en otro lugar http://algieba.blogalia.com/. Las imágenes se ven mucho mejor y eso siempre es de agradecer. Espero que lo sigas disfrutando.

martes, febrero 07, 2006

Un paseo lunar

El domingo, 5 de Febrero, tenía especial interés en obtener imágenes lunares de calidad. La luna tenía una edad de 7 días, justo en cuarto creciente. Pero no pudo ser. Había turbulencia y un gélido aire que arruinó muchas de las tomas, además de obligarme a recoger todo y olvidar la tormenta que actualmente puede verse en Saturno. Otra vez será. Todas las imágenes obtenidas son mejorables, todo es cuestión de insistir hasta dar con la noche perfecta.

El telescopio era el refractor skywatcher de 15 cm F8, ideal para noches húmedas y turbulentas.

Albategnius es un cráter de 136 km con un prominente pico central. Podemos ver que su suelo es muy liso, indicio de que la lava llenó el cráter en un pasado reciente. Quizás el aspecto que más me ha llamado la atención son las sombras del fondo del cráter, que dejan adivinar todo el contorno de la pared oriental.



Justo al Norte se encuentra el derruido Hipparchus, tiene 150 km de diámetro.


Rima Hyginus es siempre espectacular, consta de dos secciones unidas por el cráter Hyginus de sólo 9 km de diámetro. Algo más al Sur podemos ver otro complejo de pequeñas y enreversadas grietecillas, cuya anchura no es superior a 1,5 km. Están junto al cráter de impacto Triesnecker.


sábado, febrero 04, 2006

Hace 35.000 años

Esta época es apasionante en la historia de la evolución humana.


Nuestros ancestros Homo Sapiens habían ocupado Europa casi por completo, la región Eurosiberiana era de ellos. Durante varios milenios no pasaron al Sur del Ebro. En la región Mediterránea sobrevivían los Neandertales, aquellos que antaño fueron los únicos pobladores del continente, habían sido desplazados por otra especie mejor adaptada. Durante unos 10.000 años ambas especies cohabitaron en la Península Ibérica, Sapiens al Norte y Neandertales al Sur. No se sabe cómo serían los encuentros que tendrían ambas, con unos hábitos y cultura similares, lo único seguro es que se vieron las caras. El fin de Neandertal estaba cerca.

Muchas veces nos hemos preguntado qué pensarían al ver las estrellas, cuáles serían sus preguntas y respuestas sobre las luces de la noche. Pero, ¿qué cielo es el que veían? ¿Cómo serían las constelaciones que podrían ver?

Hoy sabemos que todas las estrellas se mueven en el espacio, incluido nuestro Sol. Por efecto de perspectiva las estrellas más cercanas parecerán moverse más deprisa y aunque 35.000 años no son demasiados a escala astronómica, sus efectos son bien patentes como podremos ver. En la serie de imágenes realizadas con Guide 8.0, he incluido a la izquierda el cielo de hace 35.000 años y a la derecha tal como se ve en la actualidad.

La Osa Mayor es bien reconocible, no tendríamos el menor problema en identificarla.


En cambio, Casiopea se muestra casi irreconocible.


Orión se mostraría tal como la vemos hoy. Por contra, Sirio, la estrella más brillante del firmamento, estaría mucho más al Norte, en plena Via Láctea en la actual constelación de Monoceros.


La constelación del Delfín también sería muy difícil de identificar.


Curiosamente la Polar seguiría siendo la estrella brillante más cercana al polo, aunque alejada de él unos 7 grados. El eje de la Tierra presenta un movimiento parecido al de una peonza cuando gira, este movimiento se ha llamado precesión y presenta un ciclo de unos 26.000 años. Esto hace que no siempre "apunte" hacía el mismo punto y por lo tanto no siempre hayamos tenido la misma "estrella polar".


Estos son sólo unos pocos ejemplos de cómo era el cielo de nuestros ancestros, en una época en la que empezaban a hacerse preguntas y sentarían las bases de lo que nosotros somos ahora.

miércoles, febrero 01, 2006

La Estrella Polar

Hace pocos días, gracias al telescopio espacial Hubble, fue noticia la estrella Polar. El gran logro ha sido poder desdoblar al sistema más cerrado, pues se trata de dos estrellas de magnitudes 2,0 y 8,5 cuya máxima separación aparente sólo es de 0,04". Incluso para el Hubble fuera de la atmósfera terrestre ha sido algo extremadamente difícil.



He llegado a leer por algún sitio que se trataba de un nuevo descubrimiento del telescopio espacial, pero nada más lejos de la realidad. Que la Estrella Polar es un sistema triple es algo que se conoce desde hace muchos años. Elizabeth Roemer, en un trabajo publicado en Agosto de 1956, realizó un excelente estudio sobre dicho sistema.

En él cuenta que a principios del siglo XX existían muchas sospechas debido a los cambios detectados en la velocidad radial de la estrella. Hubo que esperar hasta 1929 cuando J.H.Moore publicó la primera órbita para este sistema con una extraordinaria precisión, el periodo orbital calculado fue de 29,6 años.

Este descubrimiento en realidad fue algo más complicado, pues la estrella Polar es una estrella variable cefeida que al expandirse y contraerse periódicamente provoca variaciones en su luminosidad, temperatura superficial y dimensiones. Este proceso de expansión-contracción hace que su superficie se acerque-aleje periódicamente de nosotros y por tanto cambie su velocidad radial. Por lo que tenemos dos procesos que se superponen y que modifican la velocidad radial: el interno debido a las propiedades físicas de la cefeida y el externo debido al tirón gravitacional causado por la cercana estrella compañera que orbita en torno al centro común de masas. De este modo, los científicos de la época tuvieron que separar e interpretar ambos periodos: 4 días para la variabilidad de la cefeida y 29,6 años para la doble espectroscópica.

Si la observamos con cualquier telescopio, vemos que además se encuentra acompañada por una estrella de magnitud 8,6 separada por una distancia de 18,6". La diferencia de magnitudes es brutal, pero el efecto es muy sugestivo. A pesar de encontrarse tan separada, constituye un claro sistema físico. Esta imagen la obtuve anoche mediante el Schmidt-Cassegrain 235 mm y la ToUcam a foco primario.